Pesca de Lucio

2 Feb

El lucio se encuentra en todas las aguas y se pesca en épocas de pesca aguas abiertas sin hielo, sobre todo con caña de lanzar y con cebo de arrastre. La época de pesca empieza en mayo y dura sin interrupciones hasta noviembre.

 

Otro de los mejores tiempos se localiza a principios del verano tras la época de desove, antes de que que el agua se caliente definitivamente. En los lagos poco profundos de la región de Tampere la pesca empieza a dar buen resultado ya a principios de mayo. En los lagos más profundos el mejor tiempo empieza a finales de mayo.

 

 

Los lucios de principios de verano a poca profundidad

 

 

Los mejores bancos de pesca de lucios grandes a principios de verano se encuentran alrededor de las ensenadas y zonas de desove a unos 3-5 metros de profundidad. Tras el desove, los grandes depredadores hambrientos pican fácilmente el anzuelo del pescador que lo ha lanzado en el lugar y tiempo adecuados. También es eficaz en estas zonas la pesca con cebo de arrastre desde barca. El resultado puede ser que uno se encuentre forcejeando inéditamente con un feroz tigre de más de un metro de largo.

 

Junio, con sus noches luminosas, es la época más prometedora para la pesca del lucio y hay muchas posibilidades de encontrarse lucios grandes.

 

En julio las aguas se han calentado y los lucios grandes se sumergen más abajo, por lo que es más difícil pescarlos. Siempre pueden morder lucios más pequeños con caña de lanzar e incluso pueden picar a veces lucios grandes, sobre todo si se usa un dispositivo de plomada para sumergir el cebo en el arrastre desde barca. En los calores de julio, los lucios grandes de lago adentro pueden subir a veces a la superficie desde las profundidades y es más probable que muerdan enérgicamente el anzuelo en medio de la noche, cuando uno está pescando tranquilamente luciopercas.

 

Los mejores sitios en verano para la pesca con caña de lanzar son pequeñas bahías o ensenadas y las zonas de aguas poco profundas, donde aparece mucha vegetación acuática.

 

Los lucios de otoño merodean en los alrededores de aguas profundas

 

Todo el otoño, a partir ya de agosto, es una época potencial para la pesca del lucio. Las aguas empiezan a enfriarse gradualmente y la oscuridad de la noche se alarga. Muchas tardes de agosto han marcado récords en el calendario de pesca de grandes lucios.

 

Otra de las mejores epocas del año para los lucios grandes empieza a finales de septiembre y se extiende hasta finales de octubre. El pescador con cebo de arrastre desde barca que persigue a los lucios gigantes debe dirigirse en otoño a drenar las playas y arrecifes cercanos a zonas de aguas profundas. En otoño los lucios grandes muerden los cebos serpenteantes de balanceo, las cucharillas y los anzuelos a unos 5-10 metros del fondo o a profundidades medias, de modo que es conveniente usar dispositivos de plomada para sumergir los cebos.

 

En los lagos grandes, la época de pesca del lucio continúa hasta noviembre, tiempo en que se pueden pescar lucios grandes con caña de lanzar desde la orilla, cuando los lucios suben a plegarse contra las primeras finas capas de hielo.

 

Aunque el lucio puede pescarse a lo largo de todo el día, la mejor hora varía según la estación del año. En primavera y en verano, el lucio se muestra más activo por la mañana y al caer la tarde.

 

En otoño, la mejor hora en que comen con avidez suele ser a mediodía. También se mueven para comer en el crepúsculo, tras la puesta de sol.

 

Lo bueno de la pesca de los lucios es que, en principio, pueden morder el anzuelo a cualquier hora si se coincide con ellos. Por tanto, siempre se puede salir a pescar lucios.

 

También se encuentran lucios grandes en otros muchos lagos medianos y pequeños.

 

El peso típico del lucio de lago es entre 0,5-3 kilos. En las mejores aguas, son normales lucios de 3-5 kilos, si bien no se encuentran todos los días. Anualmente se pescan en abundancia lucios de entre 5-10 kilos en diferentes zonas acuáticas. Para conseguir piezas de más de 10 kilos hay que tener ya bastante suerte.

 

Aunque los lucios no son susceptibles a la luz solar, el tiempo nublado les suele despertar el apetito y ponerlos en movimiento. Pero conviene estar entonces al acecho, aunque se moje uno un poco.

 

El lucio se pesca con diferentes cebos serpenteantes, cucharilla o visera spinner. El lucio es muy ávido, de modo que muerde también cebos de larva de pescado, plomadas sumergidas, jigs y casi cualquier tipo de señuelo o cebo. Aunque muchos pescadores con cebo de arrastre prefieren cañas cortas y algo gruesas, las cañas de 13-18 cm son las más adecuadas para pescar lucios grandes.

 

Los lucios de un embalse yo creo que alcanzan su mayor grado de actividad, al igual que en el río, por esta época, digamos desde mediados de septiembre hasta principios de noviembre. Es la época del año con la temperatura perfecta para los lucios. No hay calor ni frío excesivos. Los lucios seguramente se encuentren a medias aguas en busca de minitalla.

Cuando hay calor excesivo los lucios no lo aguantan y se van al fondo, no les gusta el calor. Esto mismo pasa en invierno con el frío. Y hay que dejar claro que aunque el lucio tolera bastante bien el frío, también depende de en qué zonas, desde luego que el invierno no es la mejor época para pescarlos. Es un rumor muy extendido, tanto como falso. En invierno hacer bolo es lo más común, y en embalse yo creo que todavía más.

Ahora estarás pensando que al igual que el otoño es buena época para pescar lucios por la agradable temperatura, la primavera también debe ser buena época. Pues sí, es buena época, pero no debido a la temperatura, si no debido a que los lucios acaban de desovar y están agresivos.

De la misma forma que es bastante difícil pescar un lucio durante el desove, una vez que acaban de desovar empiezan a comer alocadamente para recuperar fuerzas.

Allá por febrero en los embalses los grandes lucios y lucias se acercan a la orilla para desovar. Buscan zonas de algas y vegetación similar que esté sumergida. Generalmente son zonas de poca profundidad.

En esta época es cuando más posibilidades hay de pescar un gran lucio desde orilla, y desde luego también desde la piragua. Sobre todo más cómodo.

No te compliques con llevar la mosca muy profunda y menos si dices que el embalse que pescas es mas bien pequeño y poco profundo. Vamos que a grandes rasgos se podría confundir con una gran tabla de un profundo río, salvando las diferencias claro, ¿es así?

Los lucios tienen la buena costumbre (al menos para nosotros) de atacar a sus presas siempre desde abajo hacia arriba. Su vista está preparada para ver mejor una presa que se sitúe encima de ellos.

De hecho, en ocasiones, vas paseando la mosca a un metro de profundidad allí donde cubre 3 y aparece un lucio que ha subido desde el fondo para tragarse nuestra mosca. De ahí la importancia de llevarla muy lentamente.

En resumen, que la mejor época para los lucios en embalse es el otoño y los momentos previos y posteriores al desove, digamos en febrero y en abril, pero esto del desove varía cada año.

Por cierto, si vas a pescar en pleno invierno pasea las moscas lo más próximas al fondo, pero sobre todo no olvides abrigarte bien!!!!!!!

Saludos a todos los pescadores y muy buena suerte ;D

 

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: